Restaurante La Montaña Casa Efigenia: Un rincón ajeno al tiempo.


La Gomera es uno de esos lugares mágicos en la tierra donde se puede ir para escapar al paso del tiempo, donde uno puede olvidar el reloj, la rutina y el mundo real y sumergirse en una tierra indiferente al incesante cambio de años y estaciones. Y es en esta isla maravillosa donde encontramos uno de los rincones que nos muestran que se puede viajar en el tiempo tan sólo con la vista, el oído, el paladar y los sentimientos. Este lugar maravilloso es Casa Efigenia…


Y todo comenzaba al terminar la agitada década de los cuarenta, cuando Efigenia y Manuel, una joven pareja decidía compartir su vida, y su pasión por hacer la de los demás más agradable. Juntos sacaron adelante “la ventita del barrio”. El negocio crecía con el boca a boca como única publicidad, lo que llevaba a la pareja a ampliarlo y crear por fin en los sesenta un restaurante donde la protagonista sería Efigenia, una mujer nacida en tierra gomera que había crecido desde niña entre frutos, verduras y hortalizas, llevándolos del huerto al fogón con sus manos precisas y artesanas, y del fogón a la mesa con su carácter amable, hogareño, y su don de gentes. Gracias a ella, un pequeño rincón perdido en esta isla de ensueño se ha convertido en un referente de la gastronomía canaria tradicional.


Casa Efigenia es un lugar donde los platos compuestos únicamente por productos vegetales de la tierra, desde los licores, los guisos hasta el gofio o los deliciosos postres, son cocinados con ternura y con el gusto de quién ha vivido una vida entera de ofrecer a los demás. Un restaurante donde cada cliente es uno más de la familia y donde el carácter de la tierra se imprime en cada aroma, cada color y cada sonrisa.


Un restaurante que no sólo ha sobrevivido al paso del tiempo, sino que parece haberlo sorteado para contarnos, casi sin querer, que la gastronomía no tiene secreto ni artificio, que el trato no tiene protocolo ni medida, que quién nace con el don de ofrecer y confortar a los demás, recibe sin pedirlo. Casa Efigenia es sin duda la mejor muestra del buen hacer de la tierra canaria.